Make your own free website on Tripod.com

CEFALOMETRIA

La cefalometría es un método diagnóstico muy importante en ortodoncia. Al analizar a un paciente vemos la armonía de la cara, si tiene un perfil equilibrado y según esto trazamos un plan de tratamiento, pero no exclusivamente dentario, sino que podemos realizar un tratamiento que modifique la estética facial. En las mujeres predominan las líneas curvas mientras que en los hombres las líneas de la cara son más anguladas.

La visión frontal de los pacientes no es muy buena para ver si las proporciones de los tejidos son correctas, por lo tanto utilizaremos el perfil. Veremos el equilibrio entre músculos, huesos y dientes. Según el perfil del paciente podemos distinguir tres tipos:

Nunca podremos cambiar el biotipo del paciente. La telerradiografía lateral de cráneo nos sirve para ver si existen alteraciones en los tejidos blandos y en la base apical. Cada biotipo facial tiene unas características distintas. Teniendo la información de huesos, músculos y dientes sabremos que movimientos realiza el paciente y cuales debemos evitar. El plan de tratamiento pasa pues imprescindiblemente por la cefalometría.

¿Para que se utiliza la cefalometría?

Se utiliza para definir el biotipo de cada paciente. Con la cefalometría definimos el tipo de patrón facial y también el patrón dentario. Esto es la base para la realización y planificación del tratamiento. Por lo tanto la cefalometría dentro de la ortodoncia es la parte más importante del diagnóstico.

La cefalometría se encarga de relacionar estática y funcionalmente los dientes entre si y además con los maxilares, con la musculatura peribucal e intrabucal y con el esqueleto facial.

Aplicaciones.

Cefalograma.

Para realizar el estudio cefalométrico necesitamos:

El cefalograma se compone de tres partes:

    1. Dibujo anatómico: está compuesto por el dibujo del perfil blando y el dibujo de las estructuras óseas.
    2. Trazados de orientación: compuesto por líneas y planos.
    3. Magnitudes cefalométricas.

Puntos cefalométricos.

En estructuras óseas:

En el hueso mandibular:

En el hueso maxilar:

En los incisivos:

En los molares:

En los tejidos blandos:

Una vez definidos los puntos, dijimos que el cefalograma estaba compuesto por líneas y planos. Las líneas están formadas por la unión de dos puntos cefalométricos. Los planos están compuestos por tres o más puntos cefalométricos.

Líneas y planos horizontales:

Líneas y planos verticales:

 

Magnitudes cefalométricas.

Son valores lineales o angulares calculados sobre el cefalograma. Por lo tanto están compuestas por:

Perfil esquelético en relación con las bases óseas apicales.

Ángulo NAP o ángulo de convexidad.

Es el ángulo que forman las líneas N-A y A-Pog. Evalúa el perfil óseo.

Valores normales:

Según el crecimiento facial el punto a varía su localización. En dentición mixta el maxilar crece rápidamente con relación a la mandíbula con lo cual el ángulo varía +/- 3,5º. Luego N comienza a ir hacia atrás y por el contrario Pog se adelanta con lo cual en dentición permanente el ángulo disminuye hasta 2º.

 

Ángulo SNA.

Es el ángulo formado por las líneas S-N y N-A. Define la disposición anteroposterior del maxilar con relación a la base del cráneo.

Valor normal: 82º +/- 2º.

 

Ángulo SNB.

Es el ángulo que forman las líneas S-N y N-B. Define la disposición que tiene la mandíbula con relación a la base del cráneo.

Valor normal: 80º +/- 2º.

 

Ángulo SND.

Formado por las líneas S-N y N-D. Proporciona con más exactitud el posicionamiento de la mandíbula.

Valor normal: 75º +/- 2º.

 

Ángulo AND.

Es la diferencia entre los ángulos SNA y SNB. Establece la relación anteroposterior entre el maxilar y la mandíbula.

Valor normal: 2º.

 

Análisis de McNamara.

Es muy útil en alteraciones esqueléticas grandes, en discrepancias esqueléticas con crecimiento muy vertical. Está formado por:

Ángulo nasolabial (ANL).

Confirma la posición del maxilar con relación a la base del cráneo.

Valor normal: 110º.

Triángulo de McNamara.

Formado por tres líneas:

 

Patrón del esqueleto cefálico.

Son medidas que evalúan la tendencia del crecimiento facial. Tenemos dos:

Patrón dentario por sus bases apicales.

Define la disposición espacial de los incisivos dentro del complejo facial. Dentro de esto tenemos:

Distancias 1-NA y 1-NB: valora la disposición anteroposterior de los incisivos con relación a su base apical:

 

Comportamiento morfodiferencial de los incisivos con relación a sus bases apicales.

Tenemos dos medidas:

 

Análisis de las vías aéreas.

Valoración del espacio nasofaríngeo y de la existencia o no de hipertrofia adenoidea.

 

Tornar INICI                                                         Volver INICIO