Make your own free website on Tripod.com

ETIOLOGÍA DE LAS MALOCLUSIONES

 

La evaluación de la etiología (causa) es la llave del plan de tratamiento. El tratamiento es más etiológico que sintomático. A principios de siglo se decía que las maloclusiones se producían por efecto del ambiente. Hoy en día se ha descubierto que es una interacción entre los factores ambientales y la herencia. La etiología de las maloclusiones son difíciles de clasificar, con frecuencia la etiología es multifactorial. La interacción recíproca entre herencia y ambiente puede potenciar, aliviar, camuflar e incluso hacer desaparecer una maloclusión.

Ecuación de Dockell.

Una determinada causa.

Actúa cierto tiempo.

Sobre un tejido.

Provocando un defecto.

 

Causas:

Generales.

Locales.

Proximales.

Tiempo:

Continua.

Intermitente.

 

Defectos:

Factores esqueléticos.

Son importantes en la etiopatogenia de las maloclusiones. Los dientes están enclavados en los maxilares. Toda anomalía de volumen o de posición influye en la relación interdentaria.

Distinguimos dos tipos de hueso en los maxilares:

 

La maloclusión ósea procede de:

  1. La relación anormal de las bases óseas.
  2. De la anomalía posicional o volumétrica entre zona basal y zona alveolar.

El hueso alveolar aparece y desaparece en función de los dientes.

El basal permanece toda la vida.

 

Relación basal.

 

Displasias condicionadas por desproporción de las bases maxilares:

    1. Anomalías anteroposteriores.
    2. Anomalías verticales.
    3. Anomalías transversales.

 

Anomalías anteroposteriores.

Base maxilar está adelantada con respecto a la mandibular tenemos una clase II esquelética. Por el contrario si la base maxilar está retrasada con respecto a la mandibular tenemos una clase III esquelética

Si la anomalía es más posicional que volumétrica, tenemos un desplazamiento anteroposterior de las bases maxilares y existe una desproporción entre el tamaño maxilar con respecto a la mandíbula.

Si se produce una combinación de ambas (posicional y volumétrica) tendremos una clase II esquelética donde:

Micrognatismo.

Fosa glenoidea más posterior.

 

Maxilar grande y adelantado.

Base craneal anterior, larga anteroposteriormente.

Anomalías verticales.

Tenemos varias:

Altura facial anterior.

Altura facial posterior.

Altura anterior aumentada:

Altura anterior disminuida:

Anomalías transversales.

Base maxilar respecto a la mandibular.

 

Relación dentoalveolar.

Discrepancias entre la posición del hueso alveolar y la base de soporte. Los dientes pueden estar desplazados en tres planos: sagital, transversal y vertical.

Alteraciones dentoalveolares.

Relación clase II respecto a los dientes inferiores. Arco dentario superior ha migrado mesial respecto al cuerpo maxilar. Relación entre base maxilar y mandibular correcta. Maloclusión de origen alveolodentario.

Relación clase III respecto a los dientes inferiores. Arco dentario superior retruido. Arco dentario inferior protruido. Relación de la base maxilar y mandibular correcta. Maloclusión de origen alveolodentario.

 

Factores musculares.

Los músculos proporcionan estabilidad a la dentición (equilibrio de fuerzas ambientales). Actúan sobre el desarrollo y estabilidad de la oclusión. Si se produce una rotura de este equilibrio hay cambios de posición, de orientación, etc.

Músculos de la expresión facial y lengua.

Existe un equilibrio entre la musculatura lingual (interior) y los labios y las mejillas (exterior).

Si se rompe este equilibrio de fuerzas se pueden producir maloclusiones. Se puede romper por hábitos de deglución incorrectos y tonicidad labial disminuida o aumentada. En casos de macroglosia deberemos intentar corregir antes dicha patología ya que sino tendremos recidiva postratamiento.

Músculos masticatorios.

Músculos elevadores y depresores controlan la posición y la dinámica mandibular. Si se produce un desequilibrio en la tonicidad se altera la relación intermaxilar porque modifica la posición de la mandíbula respecto al conjunto craneomaxilar. La tonicidad de la musculatura elevadora determina la posición de la mandíbula. La mandíbula está suspendida. La posición de reposo depende del equilibrio entre músculos elevadores y la musculatura supra e infrahioidea.

Un aumento de la tonicidad de la musculatura masticatoria:

Una mayor tonicidad de la musculatura hioidea:

Si los molares erupcionan más que los incisivos tendremos una mordida anterior (secuela de hiperactividad de la musculatura hioidea).

 

Factores dentales.

Responsable de maloclusiones.

Responsable del desequilibrio del aparato estomatognático.

Tamaño dentario en relación con tamaño maxilar.

 

Una desproporción entre el tamaño dentario y el tamaño maxilar puede provocar maloclusiones.

En condiciones óptimas existe espacio suficiente.

En condiciones favorables hay buena alineación.

Pero en condiciones desfavorables se produce apiñamiento.

En dentición temporal hay diastemas fisiológicos y por lo tanto un exceso de espacio.

En dentición permanente estos diastemas son aprovechas para el correcto posicionamiento de los dientes. Si los dientes están en contacto o hay diastemas es una situación favorable o ideal. Por el contrario lo más frecuente es que exista apiñamiento. El apiñamiento no es más que una desproporción entre el volumen de los maxilares y el diámetro mesiodistal de los dientes permanentes. Los dientes son grandes y no tienen espacio para salir (solapan e imbrican). Las últimas piezas de cada grupo tienen mayor grado de afectación: lateral y canino.

También otra forma de adaptación a la falta de espacio es la protrusión de los incisivos con respecto a la base maxilar.

 

Maloclusiones funcionales de origen dentario.

Desviaciones del patrón de cierre mandibular por interferencias oclusales.

Clase III.

Mordida cruzada anterior:

 

Maloclusión lateral.

 

 

Detección mediante estudio genético (cariotipo).

Se hereda a nivel de:

 

Sistema neuromuscular.

Anomalía de:

Macroglosia: protrusión, diastemas proximales, recidiva en el tratamiento ortodóncico.

Hipoglosia: lengua más retraída.

 

Tejidos blandos.

 

Tejido óseo.

Displasias hereditarias.

Alteraciones en el volumen o posición de los maxilares:

A nivel transversal en maxilares:

Dientes

Primer factor etiológico es la desproporción entre dientes y maxilares. Esto puede provocar apiñamiento o diastemas. Las alteraciones pueden ser varias:

Microdoncia.

Macrodoncia.

Geminación.

Fusión.

Concrescencia.

Hiperodoncia.

Hipodoncia.

Agenesia.

Anodoncia.

Dentinogénesis imperfecta.

Amelogénesis imperfecta.

Ectopia.

 

Maloclusiones congénitas.

Son aquellas que se producen durante el desarrollo del embrión. Son de dos tipos:

  1. Causas directas.
  2. Alteraciones amnióticas.

    Trauma durante el embarazo.

  3. Causas indirectas.

Rx.

Medicamentos.

Drogas.

Hipoxia.

Stress y alteraciones psíquicas.

Déficit o exceso de vitamina B.

 

Maloclusiones que aparecen durante el desarrollo.

Están provocadas por factores extrínsecos medioambientales. Se clasifican en:

Generales.

Alimentación.

Influyen una serie de características:

 

Masticación maseterina:

Masticación temporal:

Enfermedades generales.

Hormonales.

 

Hipopituitarismo.

 

Hiperpituitarismo.

 

Hipertiroidismo.

 

Locales.

 

Ya hemos hablado de ellas anteriormente. Son todas aquellas relacionadas directamente con los dientes (agenesias, macrodoncia, microdoncia, etc.)

Proximales.

Son aquellas maloclusiones provocadas por hábitos deletéreos, como pueden ser:

 

Todos estos hábitos provocan a nivel general:

A nivel local:

 

También tenemos dentro de este grupo a los respiradores bucales. En este caso provocará:

 

 

Tornar INICI                                                         Volver INICIO